Redes Sociales:
 
 
 
 
 
 
 
Centro de Investigaciones Participativas
en Políticas Económicas y Sociales
 

POLITICAS PUBLICAS
 
El P.A.I.COR no llega a todos los estudiantes en situación de pobreza
 

Recientemente desde CIPPES se difundió un estudio con cifras alarmantes de pobreza en todo el país, especialmente en la Provincia de Córdoba: el 55,63% de los niños y adolescentes de la Provincia estaban en condición de pobreza al tercer trimestre de 2016[1].

       La gravedad de estas cifras hace necesaria y urgente una revisión de las políticas públicas en general, y en lo inmediato, de las dirigidas a paliar esta situación.

       El programa P.A.I.COR, principal programa social de la Provincia[2] y que está dirigido a niños y adolescentes en situación de pobreza, ha sido cuestionado en reiteradas oportunidades, en relación a las prestaciones que brinda, la última de ellas en el año 2016[3] cuando se indico la existencia de recortes en el padrón de beneficiarios. 

       A lo anterior se agrega la coyuntura actual, respecto de indicadores crecientes de pobreza en la provincia. Por lo tanto, resulta indispensable un efectivo control e involucramiento ciudadano que garantice a los estudiantes de escuelas estatales (niños y adolescentes, en situación de pobreza) el acceso al  P.A.I.COR, tal como el programa establece.

        La Secretaria General de la Gobernación indico en abril de 2016, que había 187 mil beneficiarios en el padrón[4]. Posteriormente, a raíz de la polémica desatada, se reincorporaron algunos estudiantes y en agosto de 2016 se conoció por medios de comunicación que el padrón ascendía a 191 mil beneficiarios[5]. La cifra resulta un 22% menos de los beneficiarios que existían en 2014 (246 mil), es decir entre 2014 y 2016 se excluyeron a 55 mil niños del P.A.I.COR.

       En la misma declaración del mes de abril de 2016[6], informaron que se había utilizado una línea de corte de 7.000 pesos mensuales de ingresos para una familia tipo (dos adultos con dos hijos) para determinar la inclusión o no al programa.

       Sin embargo, a partir de la recuperación del INDEC y la consecuente publicación de datos oficiales, sabemos que la Canasta Básica Total-CBT (es decir la línea de pobreza del INDEC) en el mes de abril de 2016 se ubicó, para una familia tipo de dos adultos con dos hijos, en los $11.320 mensuales[7].

       Por lo tanto, la utilización de una línea de corte de $7.000 por parte del programa en lugar de la línea de pobreza del INDEC de $11.320, sin dudas excluyo del programa a niños y adolescentes en situación de pobreza[8].

       Suponiendo que la tasa de pobreza entre los estudiantes de los niveles que el programa abarca (inicial, primario, secundario y educación especial), es igual a la tasa general estimada para el todo el país, en su población de hasta 17 años (46%), y considerando que la matrícula en establecimientos públicos para dichos niveles fue 532.641 en 2016[9], el P.A.I.COR debería haber asistido a 245.228 estudiantes.

       Por lo cual, en el padrón de 191 mil beneficiarios que quedó establecido al emplear una línea de corte de $7.000 de ingresos para el grupo familiar tipo (dos adultos con dos hijos), habría alrededor de 54 mil estudiantes de escuelas públicas en situación de pobreza no alcanzados por el P.A.I.COR. Cifra muy similar a la cantidad de niños excluidos del padrón entre el año 2015 y 2016.

       Ahora bien: si se considera la tasa de pobreza entre la población de hasta 17 años estimada para la Provincia de Córdoba (55,63%), la cantidad de niños que deberían haber sido beneficiarios del P.A.I.COR ascendería a 296.308, por lo cual la estimación de la cantidad de estudiantes de escuelas públicas en situación de pobreza no alcanzados por el programa asciende a alrededor de 105 mil niños.

       Según cada una de estas estimaciones, el P.A.I.COR en 2016 habría cubierto únicamente el 64% o 78% del total estimado de estudiantes en situación de pobreza en la matrícula de escuelas estatales 2016, según se considere en la estimación la tasa de pobreza para la provincia o para el país respectivamente.

       Por otra parte, la situación de exclusión de 59 mil beneficiarios del programa entre 2015 y 2016 (cuando el padrón pasó de 246 mil beneficiarios a 191 mil), se refleja en la ejecución presupuestaria del mismo.

       A partir de la Cuenta de Inversión que publica el Ministerio de Finanzas de la Provincia, se conoce que en el año 2016 en el programa se gastó $1.998,5 millones, un 16% más que en 2015 (cuando se gastaron $1.722,2 millones)[10]. Sin embargo, al considerar que la inflación entre dichos años se situó en el 36,7%, en realidad el gasto real (descontando el efecto de la inflación) en el programa disminuyó un 15,1%.

 2017-08-01-14-05-10-5880032451.png

       Si se considera sólo el gasto en alimentos[11], en 2016 se estima que se gastó $1.262,5 millones, un 10,9% más que en 2015 ($1.138,9 millones). Sin embargo, el gasto en alimentos estimado en términos reales (descontando el efecto de la inflación) disminuyó un 18,9% entre 2015 y 2016.

       El gráfico a continuación muestra que el gasto en el programa P.A.I.COR. (tanto total como el estimado en alimentos) para 2016 lo ubica en valores similares a los registrados durante los años 2011 a 2014, por debajo de los valores registrados en 2015. Es decir, mientras los indicadores de pobreza registraban su peor valor de los últimos años, el P.A.I.COR disminuyó su gasto en alimentos.

       Respecto al presupuesto 2017, el monto total para el programa asciende a $2.492,2 millones, de los cuales $1.628,4 millones se destina a alimentos[12], un incremento del 24,7% y 29% respectivamente respecto de lo gastado por el programa en 2016.

       Sin embargo el incremento en el presupuesto del programa para el 2017 se reduce al 2,5% para el total del programa y 6,1% para el gasto en alimentos, si se considera que la inflación estimada para el corriente año es 21.6%[13]. Es decir, para 2017 el Gobierno provincial previó dejar relativamente constante el gasto en el programa P.A.I.COR respecto de 2016, algo que coincide con lo informado en la plataforma oficial del programa “PAICOR virtual” que menciona que el programa asiste actualmente a “más de 190 mil beneficiarios”. Así, la exclusión de miles de niños en condiciones de pobreza registrada durante el 2016, no tuvo cambios significativos en 2017.

       Si se tiene en cuenta las estimaciones realizadas anteriormente sobre la cantidad de estudiantes en situación de pobreza no alcanzados por el programa (54 mil si la cifra se estima en base a la tasa de pobreza del país o 105 mil si la estimación se realiza en base a la tasa de pobreza para Córdoba), y el presupuesto 2017 en  gasto de alimentos del programa pretendiera incluir a todos los estudiantes en situación de pobreza, debería ascender a $1971,1 millones o $2.381,7 millones según cada una de las  estimaciones[14], lo que sería un 21% o 46,3% más que lo presupuestado ($342,7 millones más o $753,3 millones más).

       Esto implicaría un presupuesto total para el programa P.A.I.COR de $2.866 millones o $3.276,6 millones respectivamente (un 15% o 31,5% más que los $2.492,3 millones presupuestados para 2017) para alcanzar a todos los estudiantes en situación de pobreza. 

 

Se puede descargar una versión PDF de este informe completo (con cuadros y anexos) desde aquí



[1]http://www.cippes.org/observatorio-de-pobreza.php?pub=388

[2]Con un presupuesto total para 2017 de casi $2.500 millones, el Programa P.A.I.COR, dependiente de la Secretaría General de la Gobernación, supera el presupuesto del Ministerio de Desarrollo Social en su conjunto (de alrededor de $2.300 millones) y representa el 54% de presupuesto total de la Secretaría General de la Gobernación (casi $4.650 millones). 

[8]El número de beneficiarios en el padrón no es público, y en ese sentido desde CIPPES continuamos reclamando por mayor transparencia en la información de un programa tan importante como el P.A.I.COR.

[9]Se trata del total de matriculados en escuelas estatales en los nivelesinicial, primario, secundario y modalidad especial,según nota de prensa del Gobierno que puede consultarse en el siguiente link: http://prensa.cba.gov.ar/educacion/matricula-2016-mas-alumnos-en-nivel-secundario-y-superior-de-gestion-estatal/. El anuario estadístico con información del Relevamiento Anual 2016 no se encuentra publicado en la página web del Ministerio de Educación.

[10] Se trata de lo devengado en el programa, según la Cuenta de Inversión 2015 y 2016. Más información en el Anexo I.

[11] El gasto en alimentos se conoce a partir de lo presupuestado en “Alimentos para personas”, “Servicio de racionamiento de cocido” y, desde 2016, “Transferencia a municipios y otros entes comunales” en el marco del “Plan de Federalización” de la gestión del programa. Una explicación más detallada sobre la forma de estimación se encuentra en elAnexo I a este informe.

[12] Sub-partidas "Alimentos para personas", "Servicio de racionamiento de cocido" y "Transferencia a municipios y otros entes comunales" de los programas presupuestarios 212 y 213.

[13]http://www.bcra.gov.ar/PublicacionesEstadisticas/Relevamiento_Expectativas_de_Mercado.asp

[14] Consultar el Anexo II para conocer cómo se realizó la estimación.

 
 
 
Compartir:
 
 
Otras noticias:
 
 

El espiral de la deuda cordobesa