La pobreza argentina se infantiliza
El Observatorio de Pobreza del CIPPES realizó, a partir de los últimos datos del INDEC, una proyección sobre la incidencia de la pobreza y la indigencia en la población de 0 a 17 años, llegando a la conclusión de que el 48,47% de los niños y adolescentes viven en condiciones de pobreza, es decir, prácticamente la mitad de los niños y adolescentes del país, mientras el 10,98% vive en condiciones de indigencia

En el mes de Abril pasado el INDEC dio a conocer los datos de pobreza e indigencia del segundo semestre de 2018. Los datos alertaron sobre el crecimiento de la pobreza en el país y especialmente de la indigencia, dando cuenta de la peor situación social desde que se retomaron, en 2016, las mediciones oficiales de pobreza. El empeoramiento de los indicadores de pobreza no fue sorpresa en un contexto de crisis macroeconómica como el actual, donde la inflación a lo largo del año 2018 fue del 46,7% al tiempo que la tasa de actividad cayó un 7% , aumentando por consiguiente el desempleo, subempleo y la informalidad.

De acuerdo a estimaciones propias basadas en los datos de la Encuesta Permanente de Hogares para el tercer y cuarto trimestre de 2018 disponibles en la página web del INDEC (y siguiendo la metodología empleada por el INDEC), la pobreza en el segundo semestre de 2018 en Argentina, para el total de la población, fue del 32,7%, mientras la indigencia fue del 6,6%. 

La medición del segundo semestre, que nuevamente ubica a la pobreza por encima del 30%, es 5 puntos porcentuales superior a la registrada durante el primer semestre (27,7%), dando cuenta del empeoramiento de la situación social en el país. Por su parte, la tasa de indigencia registrada en el segundo semestre para el país fue 1,8 puntos porcentuales superior a la medición al primer semestre (4,8%). 

Visto de otra manera, los datos indican que en el segundo semestre de 2018 unas 2,24 millones de personas que antes podían adquirir con sus ingresos una canasta básica de bienes ahora ya no pueden hacer, y que 804 mil personas que antes podían al menos adquirir una canasta básica de alimentos, tampoco lo pueden hacer.

Si el foco se pone en los niños y adolescentes (población de 0 a 17 años), la situación es todavía peor. Los datos del segundo semestre indican que el 48,47% de los niños y adolescentes viven en condiciones de pobreza, es decir, prácticamente la mitad de los niños y adolescentes del país, mientras el 10,98% vive en condiciones de indigencia. Es decir, en hogares donde no pueden adquirirse una canasta básica de alimentos.

Los datos son también más elevados que la medición del primer semestre, cuando las tasas de pobreza e indigencia para la población de 0 a 17 años se estimaron en 41,7% y 7,9% respectivamente. Durante el segundo semestre, se incorporaron 885 mil niños y adolescentes más viviendo en condiciones de pobreza y 407 mil niños y adolescentes más viviendo en situación de indigencia.

Las tasas de pobreza e indigencia entre niños y adolescentes son significativamente más elevadas que las tasas para la población en general (la diferencia respecto a los datos para la población general en el segundo semestre fue de 15 puntos porcentuales y 4 puntos porcentualesmás respectivamente).

Los datos de 2018  también muestran que las tasas de pobreza e indigencia infantil se incrementaron más y son superiores al incremento registrado en la población en general (la indigencia se incrementó 3,1 puntos porcentuales entre niños y adolescentes entre el primer y segundo semestre, mientras en la población general se incrementó 1,8 puntos porcentuales). Si además se tiene en cuenta que se trata, principalmente los niños, de personas que no poseen estrategias propias de subsistencia, sino que dependen de lo que suceda en sus hogares, y que se encuentran en pleno desarrollo físico y psíquico, la situación es de extrema gravedad y vulnerabilidad, y necesita ser atendida de manera urgente.

A continuación se presentan las estimaciones de pobreza e indigencia en niños y adolescentes de 0 a 17 años y para la población en general que ha realizado el CIPPES para el segundo semestre de 2018 en base a la EPH (Encuesta Permanente de Hogares) del tercer y cuarto trimestre y a los datos de canasta básica y total publicados por el INDEC. Los datos que se presentan son para el total del país y de cada provincia y región.

Siguiendo la metodología adoptada por INDEC, la valoración de la pobreza e indigencia se basa en el enfoque del ingreso (o método indirecto) consistente en calcular el ingreso mínimo (línea de pobreza o indigencia) necesario para que una familia pueda satisfacer las necesidades básicas de consumo de un mes (Canasta Básica Total o Canasta Básica Alimentaria respectivamente). Si los ingresos familiares se encuentran por debajo de la línea de pobreza o indigencia, los miembros del hogar se encuentran en situación de pobreza o indigencia respectivamente.

Los datos más relevantes del informe

    • Las estimaciones de la tasa de pobreza en base a los datos referidos a Ingresos y Canasta Básica Alimentaria y Total de los hogares por regiones publicada por INDEC, indican que al segundo semestre de 2018 el 48,47%, es decir, 48 de cada 100 niños y adolescentes de hasta 17 años vive en condiciones de pobreza en Argentina, lo que representa a 6,34 millones de personas en ese grupo de edad. Además, el 10,98% de niños y adolescentes viven en la indigencia al segundo semestre de 2018, lo que representa a 1,4 millones de personas.

    • Estos datos implican que, de los 13 millones de niños y adolescentes existentes en Argentina, casi la mitad (6,34 millones) viven en hogares donde, con los ingresos que se perciben, no se alcanza a adquirir una canasta básica de consumo. De esos niños y adolescentes, 1,44 millones vive en hogares donde no sólo no alcanzan a adquirir una canasta básica de consumo, sino que tampoco  logran adquirir con sus ingresos una canasta básica de alimentos, es decir no pueden cubrir sus necesidades nutricionales mínimas (Cuadros N°1 y N°2).

    • La tasa de pobreza del 48,47% en niños y adolescentes es mucho mayor que la tasa de pobreza de la población en general. Para la población en general las estimaciones propias indican que el 32,72% de los habitantes (sin límites de edad) vive bajo condiciones de pobreza al segundo semestre de 2018. Lo anterior señala que la pobreza argentina adquiere, como imagen, el rostro de sus niños.

La incidencia de la pobreza e indigencia en niños y adolescentes en la Provincia de Córdoba y restantes provincias argentinas

En la Provincia de Córdoba la tasa de pobreza en la población de 0 a 17 años alcanza el 56,65%, porcentaje que representa a 579 mil niños y adolescentes (Cuadro N°3). La cifra es 8,2 puntos porcentuales superior al dato nacional y ubica a la Provincia cuarta entre las provincias con mayor nivel de pobreza después de Chaco (64,63%), Corrientes (61,76%) y Santiago del Estero (58,29%) (Cuadro N°4).

En cuanto a la indigencia, el porcentaje de niños y adolescentes en situación de indigencia en la Provincia de Córdoba alcanza el 13,11% del total de población de 0 a 17 años (representa a más de 134 mil niños y adolescentes) (Cuadro N°5). Es este caso la Provincia de Córdoba se ubica también cuarta entre las provincias con mayores indicadores de indigencia, después de Corrientes(20,5%), Chaco (20,33%) y Buenos Aires (13,13%).

    • Si se consideran los datos de pobreza e indigencia, también para la Provincia de Córdoba, pero  para la población en general (no acotada al rango de 0 a 17 años), estos indicadores caen al 35,98% de pobreza y 7,39% de indigencia. 

    • Al comparar la situación de la Provincia de Córdoba respecto al resto de las provincias, los indicadores de pobreza e indigencia provinciales se mantienen por encima del nivel nacional, ubicándose sexta entre las provincias con mayores tasas de pobreza (3,26 puntos porcentuales más que la media nacional) y cuarta entre las provincias con mayores tasas de indigencia (casi un punto porcentual superior a la media nacional).

La incidencia de la pobreza en las regiones del país

    • En la región Pampeana la tasa de pobreza, tomando como grupo de referencia a la población de todas las edades, fue del 31,96%, representando a 9,3 millones de personas en tal condición. Respecto del grupo de edad de 0 a 17 años, la tasa de pobreza en la región pampeana alcanzó el 47,75%, indicando esto que en dicha región viven 3,9 millones de niños y adolescentes en condiciones de pobreza al segundo semestre de 2018.

    • En el caso de la región de Cuyo, la tasa de pobreza para la población total ascendía, al segundo semestre de 2018, al 31,4%, es decir 1 millón de personas. En el grupo de edad de 0 a 17 años, la tasa de pobreza en la región cuyana crece al 47,96%, indicando esto que 464 mil niños y adolescentes son pobres al segundo semestre de 2018.

    • En relación a la región Noreste, la tasa de pobreza mostraba un valor de 40,11% al segundo semestre de 2018, significando esto que 1,65 millones de personas viven en un hogar en el cual los ingresos no alcanzan para consumir una canasta básica total. Cuando se considera a la población de 0 a 17 años, la tasa de pobreza en niños y adolescentes en la región cuyo alcanza 57,16%, significando esto que en la región mencionada había 785 mil niños y adolescentes pobres.

    • Respecto de la región Noroeste, al segundo semestre del año 2018, un 34,80% de la población total vivía por debajo de la línea de pobreza, indicando este porcentaje que 1,93 millones de personas estaban en condición de pobreza en esta región. Si tenemos en cuenta el subconjunto de la población constituido por niños y adolescentes (0 a 17 años de edad), 889 mil personas vivían bajo la línea de pobreza en la región Noroeste.  La tasa de pobreza en este grupo de edad ascendía al 49,42% en dicha región.

    • Por último, en la región patagónica la tasa de pobreza calculada sobre la población total era de 25,57% al segundo semestre de 2018, esto implica que 660 mil personas eran pobres en esta región en el período citado. Si el cálculo de la tasa de pobreza se efectúa en el rango de edad de 0 a 17 años, ésta alcanzaba al 38,78% del total de los niños y adolescentes, significando que 294 mil niños y adolescentes vivían en un hogar que no obtenía ingresos suficientes para consumir la canasta básica total.

La incidencia de la indigencia en las regiones del país

    • Al segundo semestre de 2018 en la región Pampeana existían 2,05 millones de personas en condición de indigencia, representando esto una tasa de indigencia del 7,04 %. Mientras que en el rango de edad de 0 a 17 años en la región pampeana existían 964 mil personas que pertenecían a un hogar con ingresos insuficientes para consumir una canasta básica alimentaria, significando esto una tasa de indigencia de 11,79%.

    • En la región de Cuyo, la tasa de indigencia para la población total era de 4,06% de la población total y esto representa a 130 mil personas indigentes en dicha región. Además, en la franja de niños y adolescentes la tasa de indigencia al segundo semestre de 2018 era de 6,51% en la región Cuyo, lo que implicaba que en esa región residían casi 63 mil indigentes en ese rango etario.

    • Respecto a la región Noreste, presentó una tasa de indigencia en la población total del 8,88%, significando esta razón casi 365 mil personas en tal condición, mientras que, en el caso de la franja de edad de niños y adolescentes, 15,01% pertenecía a hogares con ingresos insuficientes para comprar una canasta básica alimentaria. Esto implica que, en el segundo semestre de 2018, en la región noreste residían más de 200 mil personas de entre 0 y 17 años en condición de indigencia.

    • En la región Noroeste la tasa de indigencia para la población total fue de 5,44%, es decir, que al segundo semestre de 2018 había 300 mil indigentes en tal región. En niños y adolescentes, la tasa de indigencia alcanzó el 8,90% en la región Noroeste, representando esto a 160 mil personas en tal condición.

    • Por último, en la región Patagonia la tasa de indigencia medida como proporción de la población total alcanzó el 3,38%, es decir alcanzó a 84 mil personas. Si la población de referencia es el grupo de 0 a 17 años, la tasa de indigencia de la región patagónica fue de 5,65% al segundo semestre del año 2018, representando esto acasi 43 mil niños y adolescentes que pertenecen a un hogar que no tiene ingresos suficientes para poder comprar una canasta básica alimentaria.

Autor: CIPPES
Año: 2019
SUSCRIBITE PARA MÁS INFORMACIÓN
TODA LA INFORMACIÓN QUE BUSCÁS