Crecimiento y profundización de la pobreza en la provincia de Córdoba
Recientemente el INDEC difundió los resultados de la medición de pobreza e indigencia al segundo semestre de 2018. Los datos muestran un gran deterioro de la situación social en el país en general, como cabía esperar luego de un año donde los precios acumularon un incremento del 47,6% y la actividad económica cayó un 7% (incrementando el desempleo, el subempleo y la informalidad).



 De acuerdo a las mediciones oficiales, las tasas de pobreza e indigencia se incrementaron para el total de 31 aglomerados relevados, pasando la tasa de pobreza de 25,7% en el segundo semestre de 2017 a 32% en el segundo semestre de 2018, y la de indigencia de 4,8% a 6,7%. Así, los indicadores de pobreza e indigencia alcanzaron los máximos valores desde que se retomaron, en 2016, las mediciones oficiales de pobreza.

 Las tasas de pobreza e indigencia implican que 8,9 millones de personas viven en la pobreza en los aglomerados relevados, de los cuales 1,9 millones viven en situación de indigencia. Si se considera que de acuerdo a las proyecciones poblacionales 2018 en Argentina viven 44,5 millones de personas, habría 14,2 millones de personas viviendo en la pobreza en el país (2,9 millones cayeron en esa condición en el último año), de los cuales 3 millones vivirían en la indigencia (de los cuales 866 mil cayeron en esa condición durante el último año).

 Los datos, de por si preocupantes, indican también que no sólo la pobreza se está incrementando sino que la indigencia lo está haciendo más fuertemente, lo cual es alarmante dado que estamos hablando de personas que con sus ingresos no alcanzan a comprar los alimentos necesarios para su correcta nutrición.
 
 En este contexto, las mediciones para la Provincia de Córdoba son aún más alarmantes, sobre todo si se tiene en cuenta que se trata de la segunda provincia más poblada del país, con lo cual es en esta provincia donde vive una gran parte de las personas que hoy se encuentran bajo la línea de pobreza e indigencia y requieren asistencia inmediata.

 Los últimos resultados de pobreza difundidos por del INDEC indican que el 35,7% (1) de los habitantes de la Provincia de Córdoba se encontraban bajo la línea de pobreza al segundo semestre de 2018, lo que equivale a 1.316.528 personas viviendo en hogares cuyos ingresos no alcanzan a cubrir una canasta básica de productos. En el último año se sumaron 105 mil personas más a esa condición, a razón de 291 habitantes por día.

 Pero el resultado más preocupante es el relativo a la indigencia, es decir aquellas personas que no alcanzan a comprar una canasta básica de alimentos con sus ingresos. Al segundo semestre de 2018 en la Provincia de Córdoba el 7,5% de la población se encontraba bajo la línea de indigencia, lo que equivale a 278.061 personas que no pueden cubrir sus necesidades nutricionales básicas. La comparación con los resultados al segundo semestre de 2017 indican que en el último año se sumaron 84 mil personas a dicha condición. En otras palabras, durante el último año en Córdoba,  230 personas caían por día en la indigencia. Lo anterior, da cuenta del incendio social que atraviesa la provincia.

 Esta cifra preocupa, tanto por la gravedad que implica el hecho que una gran parte de la población no tenga cubierta sus necesidades de alimentación, como por la rapidez y profundización del deterioro social reciente. Si se comparan los últimos resultados con las mediciones al segundo semestre de 2017, se observa que en la Provincia de Córdoba la tasa de indigencia se incrementó en un 42% al pasar del 5,3% en el segundo semestre de 2017 al 7,5% en igual período de 2018.
 
 Es decir, en 2018 no sólo aumentó la cantidad de personas bajo la línea de pobreza, sino que aumentó todavía más la cantidad de personas que se concentran por debajo de la línea de indigencia, para quienes alimentarse adecuadamente será cada vez más difícil.  

Córdoba en el contexto nacional

  La coyuntura actual de crecimiento y profundización de la pobreza no es propia de la Provincia de Córdoba sino que se trata de una situación de crisis a nivel nacional.

  Sin embargo es necesario destacar que en la última medición de pobreza, la Provincia de Córdoba exhibe nuevamente tasas de pobreza e indigencia por encima de la media nacional y por encima de las tasas para la región pampeana (2). 

  Que la pobreza e indigencia en Córdoba se ubiquen por encima de la media nacional y entre las más altas de la región pampeana, y en especial respecto a la Provincia de Santa Fe que es una provincia comparable en múltiples aspectos, es un hecho queviene sucediendo continuamente desde que se reanudaron las mediciones oficiales.Esto parecería indicar un relativo fracaso en las políticas sociales locales, tanto de contención ante situaciones de pobreza como de fomento al empleo y la producción. Este aspecto debe ser materia de debate público y merece ser tenido en cuenta a la hora de revisar las políticas púbicas provinciales y diseñar futuros planes de gobierno.

Que la Provincia de Córdoba registre tasas de pobreza e indigencia por encima de la media nacional es relevante. También porque se trata de la segunda provincia con mayor población del país, por lo cual cada punto porcentual de pobreza e indigencia implica gran cantidad de personas en dicha situación. Este aspecto es importante tener en cuenta porque si se quiere bajar la pobreza e indigencia en el país, no solo hay que hacer foco en las provincias con mayores índices de pobreza, como las del norte del país, sino en aquellas provincias con gran población, como es la Provincia de Córdoba.

Específicamente, de los últimos resultados del INDEC se desprende que en el país viven 14,2 millones de personas bajo la línea de pobreza y 3 millones bajo la línea de indigencia. El 9% de ellos, viven en la Provincia de Córdoba. Así, Córdoba es la segunda provincia donde vive la mayor cantidad de las personas en situación de pobreza e indigencia del país, después de la Provincia de Buenos Aires.

Los programas de asistencia social en la Provincia de Córdoba

 Esta fuerte y acelerada degradación de la situación social requiere medidas concretas y urgentes para asegurar la nutrición de las personas en situación de indigencia. 

 Al respecto, días antes de la publicación de las mediciones de pobreza del INDEC, la Provincia difundió un informe sobre condiciones de vida en el Gran Córdoba donde se mide, además de la pobreza e indigencia, el impacto de los planes no monetarios de asistencia social de la Provincia.

 La medición de pobreza de dicho informe en base a los ingresos (monetarios) de los hogares señala que en el Gran Córdoba viven 552 mil personas bajo la línea de pobreza, de los cuales 111 mil están en situación de indigencia. 

 A su vez, al considerar determinados programas sociales no-monetarios provinciales, la cantidad de personas en situación de pobreza e indigencia se reduce: de 552 mil personas bajo la línea de pobreza a 535 mil personas en esa situación (17 mil personas menos en situación de pobreza), reduciéndose la tasa de pobreza medida en el estudio en tan solo un punto porcentual (de 33,7%  a 32,7%); y de 111 mil personas bajo la línea de indigencia a 81 mil personas en esa condición (solo 30 mil personas menos en situación de indigencia), reduciéndose la tasa de indigencia medida en el estudio en 1,8 puntos porcentuales (de 6,8% a 5%).

 Es decir, la Provincia admite que:  luego de considerar el impacto que los programas sociales no monetarios de Córdoba tienen sobre las economías familiares, aún persisten en el Gran Córdoba 535 mil personas viviendo bajo la línea de pobreza y 81 mil personas viviendo bajo la línea de indigencia.

 Los programas sociales considerados son programas alimentarios (el principal es el PAICOR) y programas de subsidios al transporte público, a las tarifas de servicios y al impuesto inmobiliario(3), que en la Cuenta de Inversión 2018 suman una inversión aproximada de $5.000 millones de pesos(4).
 
 Al mismo tiempo, dicho informe menciona que el 91% de las personas en situación de pobreza son beneficiarias de al menos uno de estos programas y lo mismo sucede con el 96% de las personas en situación de indigencia.
 
 Al analizar las consecuencias de los planes sociales no-monetarios y su alcance, y en especial remarcando que aun persisten 81 mil personas viviendo bajo la línea de indigencia, cabe destacar que dichos programas alcanzan a casi toda la población en situación de indigencia, o sea hay un estado presente, pero no ayudan a la gran mayoría de dichas familias a salir de la indigencia, es decir la presencia del estado provincial no logra prevenir que dichas personas no tengan que comer. 

 Además, es necesario mencionar que los programas relevados con sólo algunos de los programas sociales de la Provincia, existen además una batería de programas sociales (de capacitación, empleo, etc.) cuyos presupuestos suman en total, para el año 2019 y según declaraciones del Gobierno Provincial, $19.000 millones.

 En este sentido, cabe preguntarse por la efectividad de los programas sociales de la Provincia; pese a invertir $19 milmillones en programas sociales, los indicadores de pobreza e indigenciase mantienen en niveles elevados, por encima de la media nacional. Es necesario entonces, preguntarse sobre la eficacia de las políticas sociales en Córdoba,  analizar si los programas cumplen los fines para los que fueron creados, si atienden necesidades adecuadamente, si hay dificultados en las formas de implementación y/o si los fondos que se destinan a dichos programas son suficientes. Al respecto, cabe mencionar un reciente informe del CIPPES sobre el programa PAICOR, que alerta que a pesar que la pobreza e indigencia aumentó en la Provincia en los últimos diez años, mientras el presupuesto del PAICOR se encuentra estancado (5).  


 En un contexto de crisis como el actual, cuando es imperioso asegurar mínimas condiciones de alimentación y de vida a la población, es necesario discutir las políticas sociales de la provincia, que después de Buenos Aires, tiene la mayor concentración de personas bajo la línea de pobreza e indigencia. Debe discutirse cuáles son los programas sociales, a quiénes alcanzan, cuántos fondos se destinan a los mismos y cuáles deberían ser las prioridades del gasto público.
 


1- El porcentaje se estimó como un promedio ponderado de los resultados para Gran Córdoba, que fue de 36,5% para pobreza y 7,9% para indigencia, y Río Cuarto, que fue de 29,3% para pobreza y 4,2% para indigencia, del último informe publicado por INDEC con datos al segundo semestre de 2018.
2- La conclusión se mantiene si se considera sólo las mediciones para el Gran Córdoba.
3- Según el Informe de Condiciones de Vida: PAICOR, Más leche , más proteínas, Alimentos para Celíacos, Comedores (Copa de Leche), Comedores Adultos Mayores, Boleto Estudiantil, Boleto Obrero, Boleto Adulto Mayor, Boleto Social y Tarifa Social.
4- Estimación en base a datos de ejecución presupuestaria 2018 de los programas presupuestarios: PAICOR, Tarjeta Social – Programa Alimentario Provincial, Complemento Nutricional para Grupos Vulnerables, Asistencia a la Familia, Boleto Educativo Gratuito, Boleto Obrero Social, Boleto Gratuito al Adulto Mayor, Boleto Social Cordobés y Tarifa Solidaria.
5- Informe completo en: http://www.cippes.org/noticia/24/la-pobreza-le-gan-al-paicor

Autor: CIPPES
Año: 2019
SUSCRIBITE PARA MÁS INFORMACIÓN
TODA LA INFORMACIÓN QUE BUSCÁS