Radiografía presupuestaria de los últimos años de la salud pública de Córdoba
El presente informe es desarrollado por el Observatorio de Finanzas Publicas del CIPPES e indaga sobre la situación presupuestaria de la salud en la provincia de Córdoba en el periodo 2015/2019. Los cambios que experimenta dicho presupuesto, determinan consecuencias objetivas e inmediatas en la prestación del servicio.

La salud pública es un servicio esencial que debe brindar el estado provincial, el cual se orienta a asegurar su accesibilidad a la población, en particular a las familias en situación de pobreza, que no pueden acceder a un sistema privado o de obras sociales. El acceso a la salud es un derecho humano y como tal, debe ser preservado para el bienestar social.

El presupuesto del Ministerio de Salud de la Provincia de Córdoba, sigue siendo objeto de ajustes, los cuales se suceden en el tiempo y de forma recurrente, abarcando desde el 2015 hasta la  actualidad. Lo anterior, resulta más preocupante en el presente ya que el mismo se produce en un contexto de pobreza creciente en la provincia. Efectivamente, el año 2018 terminó con un incremento de la pobreza general, que en Córdoba llegó al 29,4%; pero se agrava mucho más en la población infantil donde el 47,42% de niños y adolescentes (0 a 17 años), hoy se encuentran en situación de pobreza. De esta forma, una mayor porción de la población es empujada hacia el sistema público de salud, y por ende obliga a este último a actualizar su presupuesto para dar cobertura a una mayor demanda.

El presupuesto provincial de Salud se redujo un 12% 
en relación a lo que se invertía en 2015

El actual presupuesto del Ministerio de Salud de Córdoba, señala que ha sido ajustado.  El último dato oficial para el año 2017 da cuenta de una reducción en el monto asignado al Ministerio de Salud del 13% respecto de 2015 (en términos reales) y las estimaciones a cierre de 2018* indican que el ajuste se mantendría, acumulando una caída del 12% respecto de 2015. 

  El gasto ejecutado por el Ministerio de Salud en 2015 expresado en pesos de 2018 (para considerar el efecto inflacionario) ascendió a $16.358 millones, mientras el gasto estimado a cierre de 2018 es de $14.394 millones.  Si se compara entonces con el año 2015, el presupuesto del Ministerio de Salud acumularía, hasta 2018, una caída del 12% en términos reales. 

  El declive presupuestario de la salud  hasta el 2018, probablemente haya tenido un impacto negativo sobre los sectores más vulnerables, limitando su derecho a acceder a una salud de calidad. Sin embargo, el presupuesto para 2019 no da indicios de un cambio de rumbo en las políticas fiscales, consolidando un ajuste que se verifica desde 2015. 

  En el 2019 el Ministerio de Salud contaría con un presupuesto de $18.379 millones, que expresado en precios de 2018 asciende a $13.634 millones**. El monto previsto para el año 2019 resulta entonces un 5,3% menor en términos reales a las estimaciones a cierre de 2018.

  Paradójicamente este ajuste en la salud pública de la Provincia de Córdoba se dio en un contexto favorable, en términos  de  ingresos fiscales totales percibidos por la Provincia. Los mismos se incrementaron un 8,8% en terminos reales entre 2015 y 2018. La provincia recaudó más dinero, pero se invirtió menos en salud.

El ajuste en el presupuesto provincial de Salud se traduce
en menos recursos para los hospitales

  El presupuesto del Ministerio de Salud se destina principalmente a mantener en funcionamiento a los hospitales provinciales, los cuales se agrupan en: Centros Asistenciales de Capital, Centros Asistenciales del Interior y Centros Asistenciales de Salud Mental. El presupuesto de todos los hospitales provinciales representa alrededor del 70% del presupuesto total del Ministerio de Salud.

  En el año 2018 se estima que se ejecutaron $9.461 millones en los hospitales de capital e interior y $951 millones en los hospitales de salud mental. Las cifras indican un ajuste en el presupuesto de los hospitales públicos de capital e interior del 17,2% respecto de lo ejecutado en 2015, y una disminución del 19% respecto de 2015 para los hospitales de salud mental. 

Los números del presupuesto 2019 profundizarían esta situación, asignando un presupuesto a los hospitales de la capital e interior provincial un 11,6% menor en términos reales. 

  Sólo en los hospitales de salud mental se prevé para 2019 un presupuesto 16,7% mayor en términos reales que la estimación a cierre de 2018. Sin embargo, este incremento no alcanzaría a recuperar los valores que tenía en 2015 (de verificarse se mantendría un 5,5% por debajo de los valores 2015). Además, hay que señalar que el presupuesto 2018 preveía un fuerte incremento en el presupuesto (un 46% superior a lo ejecutado en 2017), pero finalmente, las estimaciones a cierre de 2018 (basadas en lo ejecutado al tercer trimestre) indican que terminaron con un ajuste  del orden del 2% para dicho año.

  El importante ajuste que se registra en el presupuesto de los hospitales públicos, particularmente en la ciudad capital, se traduce directamente (como se mostrará a continuación), en menos insumos, menos servicios, y  menos personal para la asistencia de pacientes.

El principal rubro afectado por el ajuste en el presupuesto
provincial de salud: medicamentos

  Más del 90% del presupuesto asignado a los hospitales se destina a personal, bienes de consumo y servicios no personales. El gasto en personal de los hospitales públicos disminuyó, en términos reales, un 10,8% entre el año 2015 y 2018. Además, el presupuesto 2019 prevé una disminución en términos reales respecto de lo estimado a cierre 2018 del 12,5%, lo cual acrecentaría aún más la caída en el gasto en personal.

  Este ajuste en el gasto en personal en términos reales, se explica en parte por una caída en el poder adquisitivo de los salarios, dado que los aumentos que otorgó la provincia no le ganaron a la inflación; y también por una disminución de la planta de personal del escalafón salud, que pasó de 12.510 empleados a 11.780 entre 2015 y 2017* (el gobierno no publicó aún información sobre la planta de personal en 2018). En el breve lapso de dos años, el sistema de salud público perdió 730 agentes y disminuyó el poder adquisitivo de toda la planta de salud. Lamentablemente la Provincia no publica información detallada sobre la composición de la planta de personal del escalafón salud. Acceder a esta información nos daría una mejor dimensión de lo que implicó deshacerse de tantos agentes, en especial cuántos enfermeros y médicos fueron expulsados del sistema de salud de la Provincia. 

  El gasto en bienes de consumo se  constituye principalmente de productos farmacéuticos y medicinales, es decir los insumos imprescindibles que permiten la atención y  curación médica. Esta partida de gasto disminuyó un 38,5% en términos reales entre 2015 y 2018. Si bien en 2019 se prevé un incremento del 19% real en esta partida de gasto, de cumplirse esta expectativa, tampoco alcanzaría a compensar los valores que tenía en 2015, acumulando a pesar de ello una caída del 26,8% real respecto de 2015.

  Finalmente el gasto en servicios no personales (principalmente limpieza y raciones de comida) se contrajeron en un 10,1% en 2016, y pese al incremento posterior del 2,6% (en 2017) a cierre de 2018 se espera que la partida vuelva a disminuir, acumulando una reducción del 14,3% respecto de 2015.

El sistema de salud público provincial está afectado y muestra la peor cara del ajuste fiscal, ya que sus consecuencias vulneran el cumplimiento de derechos humanos. 

El Ministerio de Salud registra un importante ajuste en su presupuesto, lo cual se traduce directamente en menor capacidad de atención médica en los distintos hospitales provinciales. Esto es: menos enfermeros y médicos, menos medicamentos y productos farmacológicos, menores condiciones de higiene y  menor calidad de nutrición brindada a los pacientes internados. 

A esta situación preocupante, se agrega que los números del presupuesto 2019 no evidencian un cambio de rumbo. En un año donde el aumento de la pobreza va a dejar a una mayor porción de la población de la Provincia de Córdoba con el sistema público de salud como única opción. 

Se trata de una decisión de política pública que golpea directamente a los sectores más vulnerables y pone en discusión cuáles deberían ser las prioridades  de la Provincia de Córdoba.

* Fuente: anexo III de la Ley de Responsabilidad Fiscal: Planta de personal ocupada del sector público no financiero a dic de 2015 y dic de 2017 

Se puede obtener una versión del presente informe aquí

Autor: CIPPES
Año: 2019
SUSCRIBITE PARA MÁS INFORMACIÓN
TODA LA INFORMACIÓN QUE BUSCÁS