Redes Sociales:
 
 
 
 
 
 
 
Centro de Investigaciones Participativas
en Políticas Económicas y Sociales
 

FINANZAS PUBLICAS
 
Alerta sobre el PAICOR: La situación económica obliga a actualizar el presupuesto 2018
 

2018-06-19-15-17-51-9556567198.jpg      

El presupuesto asignado al PAICOR para el presente año asciende a $2.642,8 millones, y representa más de la mitad del presupuesto del Ministerio de Desarrollo Social en su conjunto[1]. La cifra fue establecida considerando una inflación para 2018 del 15,7% y un crecimiento del PBI del 3,5%, siguiendo lo señalado en las pautas macrofiscales elaboradas por el Gobierno Nacional.

       Sin embargo, las expectativas actuales de inflación para el corriente año, duplican la pauta establecida al momento de elaborar el presupuesto 2018. El Relevamiento de Expectativas de Mercado que elabora mensualmente el Banco Central indica que el sector privado espera una inflación para este año del 27,1%, pudiendo considerarse este valor como un piso, en un escenario optimista.

       Lo anterior resulta preocupante, más aún en un contexto de empeoramiento de la situación económica general (incremento de la inflación, disminución en el ritmo de crecimiento de la economía, pautas salariales establecidas por debajo del nivel de inflación), lo que nos impulsa a prever que se  generará aumentos en los niveles de pobreza, y por tanto en la cantidad de niños que requieran de la  asistencia alimentaria del programa.

       El Observatorio de Finanzas del CIPPES considera de suma importancia, alertar sobre la desactualización que ha sufrido el presupuesto del PAICOR y la imperiosa necesidad de recomponerlo, tanto para mantener el poder adquisitivo previsto en el Presupuesto 2018, como para hacer frente a crecientes demandas.

       El presupuesto de $2.642,8 millones asignado al PAICOR para 2018, contempla $1.758,8 millones para compra de alimentos[2]. Si se considera que actualmente la inflación esperada para este año es de 27,1% (11,4 puntos porcentuales más que los 15,7% que se tuvo en cuenta para la elaboración del presupuesto), el presupuesto para compra de alimentos del PAICOR debería incrementarse a $1.932,1 millones para mantener su poder adquisitivo, esto implica una reasignación presupuestaria de $173,3 millones (un 10% del presupuesto original).

       Es importante notar, que el aumento necesario de $173,3 millones se trata (tan solo) de un piso, ya que el mismo no contempla el agravamiento de la situación económica actual. Lo anterior, señala que el programa PAICOR, se encuentra superado, y de no mediar un aumento presupuestal sustancioso, quedara significativamente debilitado para afrontar esta nueva realidad social.

       Si bien no es extraño que haya incrementos en el presupuesto del programa a lo largo del año, lo que alerta en relación a lo que vaya a suceder este año, es que durante 2017 el presupuesto del programa se redujo en un 7,1% (disminuyó de $2.386,3 millones en el presupuesto original, a $2.217,9 en el presupuesto reflejado en la Cuenta de Inversión 2017[3]).

       El ajuste que se realizó en el programa durante 2017, lo sitúa como el año en que menos se gastó en el PAICOR desde el 2010, tanto en el programa en su conjunto, como específicamente en alimentos (ver gráfico). En precios de 2018[4], el gasto en alimentos de 2017 fue de $1.726,9 millones, cifra que lo ubica en un 29% inferior a la registrada en 2015 ($2.430,2 millones en precios de 2018) y muy similar a la que se gastaría este año si no se realiza una reasignación presupuestaria.

       Es importante remarcar que desde 2015 el gasto en alimentos del programa ha disminuido, porque desde el Gobierno de la Provincia se señaló que la disminución en el gasto del PAICOR en los últimos dos años se debía a la reducción de personal que implicó el traspaso de su ejecución hacia algunos municipios[5]. Si bien desde 2015 se redujeron 560 cargos, en el gráfico se observa también la importante disminución en el gasto en alimentos (estimación que incluye a las transferencias corrientes a municipios).

 2018-06-19-15-20-23-183339659.png

     

  A modo de conclusión, el presente informe pretende:

1)      Encender la luz de alerta sobre el presupuesto asignado al principal programa social de la Provincia, el que el CIPPES considera debe ser incrementado por dos razones: para mantener el poder adquisitivo frente al reciente incremento de la inflación, y para hacer frente a nuevas situaciones de pobreza creciente entre los alumnos de las escuelas públicas, producto de la actual coyuntura económica.

2)       Recomendar abrir, sin dilaciones y en forma enérgica,  nuevamente el empadronamiento al programa para el segundo semestre del año (actualmente de 218.000[6] beneficiarios). Solo así, se podrá incluir a los niños que ya han caído, o indefectiblemente caerán a la pobreza  en el transcurso del 2018.

 

Se puede obtener un archivo PDF de este informe aquí

 2017-12-06-09-29-03-7911483421.png



[1] Exactamente el presupuesto 2018 del PAICOR es igual al 62% del presupuesto asignado al Ministerio de Desarrollo Social ($4.248,4 millones).

[2] El presupuesto para alimentos se estima igual a las sub-partidas “Alimento para personas”, “Servicio de racionamiento de cocido” y, desde el 2016, “Transferencias a municipios y otros entes comunales” de la partida “Transferencias para erogaciones corrientes”.

[3] En relación a las partidas modificadas, el presupuesto para personal disminuyó un 6%, para bienes de consumo (alimentos) disminuyó un 42%, servicios no personales (servicio de racionamiento de cocido) se incrementó un 5% y transferencias para erogaciones corrientes (transferencias a municipios) disminuyó un 6%.

[4] Considerando una inflación para el año 2018 de 27,1% en línea con el Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central (mes de mayo).

 
 
 
Compartir:
 
 
Otras noticias:
 
 

El espiral de la deuda cordobesa