Redes Sociales:
 
 
 
 
 
 
 
Centro de Investigaciones Participativas
en Políticas Económicas y Sociales
 

FINANZAS PUBLICAS
 
Presión fiscal provincial y coparticipación federal récord históricos en 2017
 

       Nunca antes la Provincia de Córdoba tuvo tanta disponibilidad de fondos como en este momento. Este record histórico en la disponibilidad de recursos corrientes de la Provincia se debe a los niveles máximos históricos tanto en la presión fiscal provincial como en la recepción de ingresos corrientes de origen nacional, incluyendo la coparticipación federal de impuestos. Tomando ambos ítems, los fondos disponibles para la Provincia representaron en 2017 el 23,5% del PBG (Producto Bruto Geográfico). Esto significa que los recursos disponibles para la Provincia en 2017 equivalían al 23,5% de todos los bienes y servicios producidos en la economía provincial.

       Comparando esta disponibilidad de fondos en 2017 de 23,5% del PBG con la disponibilidad de fondos disponibles para la Provincia de 12,2% del PBG en 2005, concluimos que en 12 años hubo un aumento de 11,3 puntos porcentuales del PBG. Es decir, la disponibilidad de fondos de la Provincia aumentó un 92% en términos reales, descontado el efecto inflacionario, en 12 años (ver Gráfico Nº 1).

       Midiendo esta disponibilidad de fondos de la Provincia con un indicador alternativo dado por la disponibilidad de recursos per cápita en términos reales, descontado el efecto inflacionario, tenemos que la Provincia dispuso de 34.728 pesos por habitante de Córdoba en el año 2017.  Teniendo en cuenta que estos recursos eran de 20.598 pesos en 2005 (expresados en pesos de 2017 para tener en cuenta la inflación), tenemos que en 12 años aumentó la disponibilidad de fondos en 14.130 pesos por habitante de Córdoba. Esto implica un incremento de la disponibilidad de recursos de 69% en 12 años (ver Gráfico Nº 2).

       Si analizamos únicamente la presión fiscal provincial, tenemos que durante 2017, el indicador de presión fiscal medido como el total recaudado por la Provincia en relación al valor de los bienes y servicios producidos en la economía provincial (PBG) alcanzó el nuevo valor máximo histórico de 10%. Significa que por cada $100 que se producen en la economía provincial, $10 ingresan a las arcas de la provincia vía impuestos, tasas y fondos no tributarios.

       Así, la presión fiscal pasó de un promedio del 4,4% entre los años 2005 y 2008 (antes de que comenzara a subir ininterrumpidamente la presión fiscal) a un valor del 9,9% registrado en 2017, lo cual implicó un incremento del 125%. Es decir, hoy la presión fiscal es más del doble de lo que era, tan solo una década atrás (ver Gráfico Nº 3).

       Utilizando el indicador alternativo de presión fiscal, que señala cuánto dinero por año destina en promedio cada habitante de Córdoba al fisco provincial descontando el efecto inflacionario, tenemos que entre los años 2005 a 2008 cada habitante en promedio destinó $8.212 por año para solventar los gastos del estado provincial (expresados en pesos de 2017 para tener en cuenta la inflación). Sin embargo, durante el año 2017, cada habitante en promedio destinó al estado provincial $14.689. Este incremento del 79% significa que en la actualidad cada habitante de la Provincia tiene que pagar en promedio $6.477 más que hace aproximadamente una década (ver Gráfico Nº 4).

       El aumento de la presión fiscal de la Provincia, que ha crecido ininterrumpido desde 2009 y que llegó a niveles record histórico en 2017, fue implementada en simultáneo con un sostenido crecimiento de los ingresos que la Provincia recibe de la Nación. En el año 2005 los ingresos corrientes de origen nacional (coparticipación federal, financiamiento educativo, impuestos nacionales y transferencias corrientes) representaron el 7,7% del PBG, mientras que en 2017 representaron el 13% del PBG, lo cual implica un aumento del 68,8% entre 2005 y 2017 (ver Gráfico Nº 5).

       Los fondos de origen nacional también pueden medirse en términos per cápita (por habitante). En 2005 la Nación envió fondos corrientes por $13.047 per cápita (expresados en precios de 2017), mientras que en 2017 esa cifra se elevó a $19.202 per cápita, $6.155 más, que implican un incremento del 47,2% en el período (ver Gráfico Nº 6).

       El anterior análisis señala que las finanzas de la provincia están colmadas, nunca antes había obtenido tanto dinero vía esfuerzo de sus contribuyentes, ni tampoco que la Nación enviara tantos fondos a Córdoba como lo hace ahora. Gozar en forma conjunta, de este record en recaudación propia y a la vez otro record en fondos que Córdoba percibe de la Nación, establece una oportunidad inmejorable para resolver uno de los más importantes problemas que arrastra la provincia: su elevada presión fiscal que se traduce en el negativo “costo Córdoba”.

       Es ahora, con el actual nivel de ingresos provinciales, el momento oportuno para dejar atrás las mezquindades políticas y diagramar un nuevo esquema impositivo y de coparticipación con los municipios y comunas que permita disminuir la presión fiscal, tanto provincial como municipal, que soportan los cordobeses. Avanzar con una medida que permita disminuir la presión fiscal que soportan los cordobeses sería una clara señal de compromiso de la Provincia con el bienestar general de Córdoba, y con el desarrollo de su sector productivo, y al mismo tiempo una actitud positiva de los municipios y comunas, para con los vecinos que vienen realizando un esfuerzo sin precedentes.

       Puntualmente en lo que respecta al reparto de fondos con los municipios y comunas, hoy la Provincia se encuentra en condiciones financieras de mejorar la coparticipación provincial, tal como se propuso en un informe anterior de CIPPES[1], coparticipando los fondos que están siendo reclamados para que municipios y comunas disminuyan su presión fiscal. De acuerdo a dicho informe, la coparticipación de los $3.400 millones que se estimó están en discusión, permitiría disminuir la presión fiscal municipal hasta en un 15%. 

       El camino judicial en la que incursionaron la Provincia y los municipios, en torno a la mayor cantidad de fondos que maneja la primera (independientemente que la Ley asista a uno u otros), nos priva a todos los cordobeses del debate realmente importante en el que tendríamos que estar inmersos: Como aprovechar  la oportunidad histórica de tantos recursos, para desarrollar a Córdoba y acercar más beneficios al conjunto de la sociedad. Sin dudas, no será un Juez quien señale la oportunidad de bajar impuestos ni como desarrollar un plan estratégico para la Córdoba de los próximos 20 años. El futuro de Córdoba no debe dirimirse en los pasillos de ningún tribunal. Por el contrario, requiere de la visión de futuro de quienes actualmente conducen su destino. Precisa de un debate abierto a la sociedad, y de manera honesta y responsable. Poniendo a Córdoba por sobre los intereses políticos o sectoriales. 

2018-05-16-04-01-12-4876664830.png

 

2018-05-28-06-24-02-6955906217.png

 

2018-05-16-04-03-57-9103860179.png

2018-05-16-04-04-37-543547752.png

 

2018-05-16-04-05-31-3248920175.png

2018-05-28-06-25-20-1023860708.png

 

Se puede obtener este informe en formato PDF aquí
2017-12-06-09-29-03-7911483421.png



[1] Se puede consultar el informe en http://www.cippes.org/finanzas-publicas.php?pub=395

 
 
 
Compartir:
 
 
Otras noticias:
 
 

El espiral de la deuda cordobesa